NOTICIAS

Verano de cine en Bilbaoarte con Art House Zinema

·
Aprovechamos estas líneas para aplaudir el trabajo de BilbaoArte en materia audiovisual. Para pasar el verano nos han preparado un especial de Art House Zinema en el que todos los jueves con entrada libre repasan clásicos del cine contemporáneo. Os pasamos un resumen del programa. On egin!

A lo largo de junio, julio, agosto y septiembre se darán cita en la sala de cine de BilbaoArte una selección de películas contemporáneas para todos los públicos. Aquí tenéis el programa:

Jueves 16 de junio, 19:00h

“Bertsolari” de Asier Altuna (2011)

Asier Altuna, España, 90 min. Documental

Sinopsis: El “bertsolari” es una especie de juglar que improvisa versos y los canta en euskera. Esta tradición oral ha sabido evolucionar y adaptarse a los tiempos conectando con las generaciones mas jóvenes, llegando a reunir en la final del último campeonato a 14 mil personas. Un arte de estética austera que sorprende en esta época de espectacularidad y efectos especiales.

 

 

Jueves 23 de junio, 19:00h

I'm a Cyborg but that's ok de Park Chan-wook (2006).

Park Chan-wook, Corea del Sur, 112 min. Comedia. Drama. Fantástico. Ciencia ficción

Sinopsis: La joven Young-goon está internada en un psiquiátrico porque cree que es un cyborg. Se niega a ingerir comida y se alimenta sólo de pilas y baterías eléctricas porque cree que, como ser cibernético, sólo necesita electricidad. Su actitud cambia cuando entabla amistad con Il-soon, un joven que se oculta constantemente tras una máscara.

 

 

Jueves 30 de junio, 18:00h

Madre e hijo de Calin Peter Netzer (2013)
Valeria Sarmiento, Portugal, 112 min. Drama | Familia.

Sinopsis: Títulos como La muerte del señor Lazarescu; Martes, después de Navidad; 12:08 Al este de BucarestHistorias de la edad de oro; 4 meses, 3 semanas, 2 días e incluso, el demoledor documental montado en una simple pero certera acumulación de imágenes oficiales del dictador rumano, The Autobiography of Nicolae Ceaucescu , representan la incontestable evidencia de la soberbia calidad del cine rumano. Madre e hijo arranca con una fiesta que radiografía la mediocridad moral de sus personajes, en especial la figura de esa madre coprotagonista del filme, y termina con un epílogo desolador relatado con maestría y precisión. Su guión, coescrito por el propio realizador junto a Razvan Radulescu, colaborador de cineastas como Cristi Puiu, Cristian Mungiu, Alexandru Baciu y Radu Muntean, un Rafael Azcona del drama rumano, da una lección de disección social. Nada en él es gratuito, nada resulta artificial, nada suena a impostado. El mecanismo que pone en marcha esta disección sobre la soledad de una madre arribista y dominante, una superviviente corrupta en un universo de inmoralidad y miseria.

 

 

Jueves 7 de julio, 19:00h

Canibal de Manuel Martín Cuenca (2013)

Manuel Martín Cuenca, España. 116 min. Drama | Thriller psicológico. Asesinos en serie

Sinopsis: En Caníbal hay momentos bellísimos y escenas demoledoras. Pero no hay nada truculento, ningún detalle para el morbo, ninguna claudicación a esa voluntad de respetar al espectador y respetarse a sí mismo como cineasta. La historia de Caníbal es la historia de un atildado sastre en la Granada más rancia. Una sociedad de cofrades y susurros; de represiones y misas. Al parecer, del libro original, apenas permanece una idea, la del patético ser que al no poder consumar sexualmente su amor, sueña con devorarlo. Una antropofagia telúrica que encuentra ecos en los arrebatos de los amantes, en el ritual católico y en los ecos borrados del Caribe y sus tradiciones condenadas por nefandas. A Martín Cuenca no le interesa retratar al psicópata sino elaborar un símbolo, la imagen del horror; el mal con mayúsculas. Tras el pretexto de ese monstruo (electrizantes y rotundas las escenas de los asesinatos), aquí se habla de todos los monstruos que devoran a sus semejantes. En Caníbal se convoca la figura del franquismo, la de la España corrupta y criminal, la que depreda sin remordimientos, la que avasalla sin rendir cuentas, la que nunca ha vuelto porque nunca se fue.

 

 

Jueves 21 de julio, 19:00h

“En la casa” de François Ozon (2012)

François Ozon, Francia, 101 min. Drama. Comedia. Intriga

Sinopsis: En la casa, describe el proceso de metamorfosis de un veterano profesor de literatura empeñado en que en sus alumnos brote alguna sensibilidad por la escritura. Camino de los sesenta, acomodado y aburrido, su bagaje cultural le aleja de sus alumnos a fuerza de años y años de barnizarse con lecturas frente a unos pupilos cada vez más desinformados, insensibles e indefensos. La perversión que mueve la trama interior consiste en un encuentro entre ese profesor de mirada crepuscular y un alumno arrogante de quien nunca se sabe si detrás crece un psicópata o un escritor; dualidad que en la vida real, en algunos casos, coincide en la misma persona. El tema es que Ozon se desliza feliz por la autopista diseñada por Mayorga. El francés encuentra en el madrileño un texto que hace propio, un duelo que vive en propia piel y un trasfondo que le permite volar. Feliz ganadora de la Concha de Oro en la última edición de Zinemaldia, En la casa nos regala la presencia de un joven actor de presencia perturbadora. Ozon, siempre predispuesto a insuflar vida y densidad a sus personajes, recibe de Ernst Umhauer, un excepcional regalo. Con él como demiurgo, a veces tierno, a veces, siniestro, su filme entona una exaltación al mundo literario que parece condenar al hombre actual a elegir entre la utopía creadora en soledad o anclarse a la monotonía en compañía.

 

 

Jueves 28 de julio, 19:00h

“La caza” de Thomas Vinterberg (2012)

Thomas Vinterberg, Dinamarca, 111 min. Drama / Abusos sexuales

Sinopsis: Se diría que La caza es una puesta al día de Las brujas de Salem, una reinvención de Dies irae que avanza sobre las brasas escondidas de las perversiones sexuales, sobre la pulsión de muerte de una sociedad que no consigue resolver ese oscuro objeto de deseo. Vinterberg regatea los escarceos confusos de pasadas aventuras y escoge un tono de clasicismo y austeridad. Con él, durante los primeros minutos, retrata a su víctima. Un buen hombre, amigo leal y maestro responsable, zarandeado por una relación conyugal equivocada. Vinterberg huye del claroscuro, aquí no hay zonas sombrías, y se sitúa en las antípodas del hacer de Todd Solonz. A él no le interesa la pedofilia sino  la emergencia del conflicto que sobreviene a partir de una acusación falsa. Desasosegante en su atmósfera, aquí aparece el mejor Vinterberg de todos, el que con un par de brochazos dibuja un paisaje propicio para abrazar la locura y el fanatismo. Parece hablar de los abusos infantiles cuando lo que hace es despellejar la inmadurez de una civilización sedienta de violencia al tiempo que mira a lo femenino con el mismo pánico que agita y perturba al viejo Lars.

 

Visitas
1263
DEJA UN COMENTARIO
0 Comentarios