NOTICIAS

EUSKAL BEGIRADAK | Radiografía de los cortometrajes vascos dentro de Zinegoak 2021

·
Radiografía de los cortometrajes vascos que participaran en Zinegoak 2021. Hablamos con sus realizadores sobre su forma de vivir el mundo del cine y lo que supone estar dentro de la sección Begiradak: Manuel Marmier con 'Los santos de Kiko'; Yago Mateo con 'Meritum'; José Antonio Cortés Amunarriz con 'Red Bay'; Paloma Aris junto a Liam McDowell con 'Eguna iluntzen danean' y Aitor Gametxo con 'Hemen. Gaur Berriro'.

Radiografía de los cortometrajes vascos que participaran en Zinegoak 2021. Hablamos con sus realizadores sobre su forma de vivir el mundo del cine y lo que supone estar dentro de la sección Begiradak el viernes 2 de marzo en Bilborock.

 

LOS SANTOS DE KIKO

Manuel Marmier. Iparralde (2019)

Título del cortometraje y breve sinopsis

Los Santos de Kiko Kiko, una artista japonesa, esta dibujando una iglesia cuando un hombre desnudo aparece. Después de seguirlo, Kiko descubre una pareja de hombres follando en las dunas. Desde aquí Kiko sigue volviendo en esta playa para observar y dibujar la pareja, una nueva inspiración esta empezando.


¿Qué os motiva para contar esta historia?

Al principio fue una mezcla entre un fantasma personal, y una canción que habia entendido durante unas vacaciones con amigos.

¿Cómo valoras el paso de tu pieza por un festival como Zinegoak?

Para mi es super importante que mi peli puede ser proyectada en pantalla grande. Ademas una parte de mi familia vive en Hegoalde mientras otras vive en Iparalde y es una ocasión para mi de compartir mi deseo de cinema con amigos y con personas de los dos lados de la frontera.

¿Es posible romper la barrera del “cine LGTBI+” y el cine a secas?

Desde  mi  punto  de  vista,  la  película  Los  Santos  De  Kiko  no  trata  de  problemáticas  gay,  aunque  hay  homoerotismo  masculino. Para  mi,  es  más  una  pelicula  con  temática  feminista.  El  papel  principal  es  una  mujer  heterosexual  que  busca  una  nueva inspiracion con esta pareja de hombres.  Como hombre gay, no soy una mujer, tampoco asiática, pero pertenezco a una minoría que cuestiona al patriarcado.  El  punto  de  principio  de  mi  escenario  no  fue  una  idea  política,  con  un  mensaje  teórico sobre feminismo y patriarcado.

Para terminar: pide un deseo

Mi deseo es de poder juntar el equipo de Zinegoak para encontrar el publico y compartir este momento, hablar de cinema, de cinema LGBT, de lo que significa “creación queer” , contestar a las varias preguntas del publico.



 

 

MERITUM

Yago Mateo. Gasteiz (2020)

Título del cortometraje y breve sinopsis

Sara y Elene por fin consiguen su objetivo. Pero, ¿de qué sirve si no se reconoce su gran hazaña? Hay cosas que no tienen precio.


¿Qué os motiva para contar esta historia?

Me encanta el cine y además, es un medio en el que me siento muy cómodo expresándome. Disfruto mucho como espectador pero al mismo tiempo como creador, me es difícil parar la maquinaria de ideas así que en cuanto identifico algo que expresaría de otra forma, me da la sensación de que falta o simplemente me gustaría aportar mi visión, me pongo en marcha. Me gusta hacer piezas sencillas, normalmente en clave de humor pero que a su vez, esconden mensajes y valores en los que creo férreamente y sobre todo, con la intención de que inviten a la reflexión.

¿Cómo valoras el paso de tu pieza por un festival como Zinegoak?

Nos hace especial ilusión estar en Zinegoak y tener un Festival de la talla de este tan cerca de casa. Además, es de agradecer que a pesar de su magnitud y enfoque internacional, guarden espacio también para piezas más locales dando voz a todes. ¡No se les escapa una! Y estos detalles, se agradecen mucho.

¿Es posible romper la barrera del “cine LGTBI+” y el cine a secas?

Creo que son dos cosas compatibles aunque sí entiendo que el propio cine LGTBi+ está lleno de clichés que le hacen un flaco favor. De hecho, nuestra pieza, humildemente dentro de lo pequeña que es, trata de desmarcarse de esos esquemas y de lo que se espera o se entiende comúnmente como cine LGTBI+. Es una historia de mujeres que llevan las riendas de la narración pero con un toque ácido. Una historia en la que la realidad LGTBI es importante pero no es el hilo principal.

Para terminar: pide un deseo

Me encantaría que el cine LGTB+ se transformase en un tipo de cine transgresor, que rompe moldes, libre, auténtico, personal, único, sin censura y para todes y dejase de ser un cine con personajes e historias de la comunidad LGTBI pero aún totalmente arraigado y encorsetado en el cine clásico y patriarcal en su forma. Es decir, que llegue el momento en el que el cine LGTBI+ se identifique también por su propia forma y la autonomía de su cinematografía, no solo por sus historias y personajes. Un cine enteramente LGTBI+.



RED BAY

José Antonio Cortés Amunarriz. Hondarribia (2021)

Título del cortometraje y breve sinopsis

Hondarribia 1943. Martin es un joven que trabaja en el caserío familiar. Su madre colabora en la clandestinidad con la Red Comette. La relación de Martin con uno de los pilotos refugiados marcará para siempre su vida.


¿Qué os motiva para contar esta historia?

Siempre he entendido mi cine como militancia personal en el campo de los derechos lgtbiq+. De ahí la necesidad de crear historias que no se han contado o que expresen nuestro punto de vista, que provoquen al espectador o faciliten la lucha contra los prejuicios y la homofobia. Red Bay, es un viaje de vuelta al País Vasco, a mis orígenes, a partir de un tema como es el deseo.

¿Cómo valoras el paso de tu pieza por un festival como Zinegoak?

Zinegoak no es solo un escaparate de la producción lgtbiq+ anual vasca e internacional, es también un referente de festival comprometido, que además cuenta con un público fiel y exigente en el tema de la diversidad, sin género de dudas.

¿Es posible romper la barrera del “cine LGTBI+” y el cine a secas?

Creo que hay un camino muy grande que recorrer en la sociedad en los temas lgtbiq+. Y el cine, como cultura, es un arma necesaria. Apoyo los festivales temáticos, gracias a ellos hemos podido mostrar nuestros trabajos. Y hay un público que lo demanda. Lo que sí se ha roto es la barrera, porque dentro del llamado cine lgtbiq+ cada vez hay mejor cine.compartir este momento, hablar de cinema, de cinema LGBT, de lo que significa “creación queer” , contestar a las varias preguntas del publico.

Para terminar: pide un deseo

Mayor apoyo a los proyectos vascos y promoción de estos cortometrajes, porque hay mucha gente con talento y ganas de contar historias.



EGUNA ILUNTZEN DANEAN

Paloma Arias & Liam Mcdowell. Gasteiz. 2020

Título del cortometraje y breve sinopsis

¿Cómo se reconcilia unx con su sexualidad e identidad? En una cultura de tumulto, una joven encuentra su propio espacio mediante la performance.


¿Qué os motiva para contar esta historia?

Nos motivan nuestras experiencias personales y las de personas cercanas a nosotras. Nuestra intención es crear un espacio en el que construirse y compartir vivencias mediante un dialogo compartido con nuestras piezas.

¿Cómo valoras el paso de tu pieza por un festival como Zinegoak?

Estamos muy agradecidas de formar parte de en un festival como Zinegoak y de poder participar en festivales donde se celebra y se habla sobre la comunidad LGTBI+ ya que se nos ofrecen espacios de libertad donde cada persona tiene su lugar para expresarse.

¿Es posible romper la barrera del “cine LGTBI+” y el cine a secas?

Estamos cada día un paso más cerca para conseguirlo, aunque aún existe un largo camino para ello.

Para terminar: pide un deseo

Que todo vuelva a la normalidad cuanto antes y que no nos quede mucha resaca emocional.

 

HEMEN. GAUR. BERRIRO

Aitor Gametxo. Bilbao. 2020

Título del cortometraje y breve sinopsis

Nuestro corto se titula Hemen. Gaur. Berriz (Aquí. Hoy. De nuevo) y trata de acercarse al momento en el que Bitor y Mikel se conocieron durante las fiestas de Bilbao de 2014 y de cómo recordarían esa primera mirada cada uno de ellos.

¿Qué os motiva para contar esta historia?

Conocer por parte de los protagonistas la historia real y el ritual que llevan cada año, me llevó a decirles “Esto hay que grabarlo, chicos”. Lo bonito ha sido trabajar con Bitor y Mikel, por separado, realizando el ejercicio de recordar ese momento, y luego también ver eso cómo se materializaba en un guión, escrito junto a Jorge Gil Munarriz, y tras filmarlo, ver también qué forma adquiría en el montaje, casi como un juego, junto a Maialen Sarasua Oliden. Aunque la idea de variación estaba muy presente desde el principio, fue justamente en el montaje donde adquirió la forma final. Me flipan las pelis que muestran las variaciones sobre un mismo hecho, como por ejemplo Rashomon de Akira Kurosawa, o cuando ves en imágenes variaciones sobre un recuerdo hablado, como en secuencias concretas de La guerre est finie, de Alain Resnais. Quería de alguna manera que el corto tuviera algo de esa esencia y que con ello contribuyese a generar dudas (más que certezas) en el espectador.

¿Cómo valoras el paso de tu pieza por un festival como Zinegoak?

Estoy muy contento de que el corto esté en Zinegoak. Tras el estreno en Zinebi, donde ganamos el premio del público, pensabamos en Zinegoak como un espacio natural para este corto por el hecho de que sea una historia “pequeña” entre dos chicos, además de que ocurra en Bilbao. He asistido como espectador (quizás menos de lo que me gustaría por el hecho de vivir lejos durante años) y recuerdo ver pelis muy guays como Ander, del director del festival Roberto Castón, o recientemente O Ornitologo, de Joao Pedro Rodrigues, junto a otras piezas de éste a raíz del premio honorífico que le otorgaron.

¿Es posible romper la barrera del “cine LGTBI+” y EL cine a secas?

Me parece interesante y necesario reivindicar un cine LGTBIQ+ y la existencia de un festival como Zinegoak, que sirve como espacio de resistencia y de encuentro. Pienso en todo lo que una pantalla ha sido capaz de mostrarme en la construcción de quien soy ahora y es ahí donde el cine adquiere un valor representacional brutal, de hacer realidad la realidad. Dicho esto, también creo que lo no-normativo ha de trascender lo puramente temático y cuestionar también la forma fílmica. La normatividad también reside en formas de hacer canónicas e incuestionables y creo que hay que romper con todo eso reivindicando un cine libre, desprejuicidado (tanto al hacer como al ver) y fuera de lo que se entiende como mainstream.

Para terminar: pide un deseo

Me encantaría hacer un remake de La muerte de Mikel de Imanol Uribe (1983), donde Mikel no muere.

Visitas
121
DEJA UN COMENTARIO
0 Comentarios