NOTICIAS

NOIZ Kalean dago! | Editorial Octubre 2021 Urria

·
Diecisiete meses desde aquella semana en la que salas, teatros y todo en general cerró. Confinamiento, desescalada, segunda ola, cierres, olas, LABI, normativas contradictorias... una chufla total. Pues bien, hay un sector que sigue atrapado en aquel marzo de 2020: la música en directo sigue obligada a jugar a un juego para el que no han pedido turno.

Diecisiete meses desde aquella semana en la que salas, teatros y todo en general cerró. Confinamiento, desescalada, segunda ola, cierres, olas, LABI, normativas contradictorias... una chufla total. Pues bien, hay un sector que sigue atrapado en aquel marzo de 2020: la música en directo sigue obligada a jugar a un juego para el que no han pedido turno.

La última ocurrencia de los (porque son los) responsables de la normativa post-pandemia, es la de mantener las sillas para los conciertos en directo, pero no para las sesiones de DJ. Imaginen la risa de una sala en la que se montan 150 sillas de asador para un directo y quitarlas acto seguido para la sesión de música posterior. Efectivamente: nadie al volante.

Un sector que ha demostrado la suficiente responsabilidad y que ha remado a favor de mantener medidas durante toda la pandemia. El premio: aforos ridículos, prohibiciones de explotación de barras y fichas a tutiplén para el jueguito de las sillas. Desde aquí solo queremos romper una lanza a favor de todas las personas trabajadoras de la cultura y de la música en directo en particular. Ya queda poco. Esperamos poder celebrarlo bailando y disfrutando de una pasión (y profesión) que ha demostrado saber jugar mejor que nadie.

Visitas
70
DEJA UN COMENTARIO
0 Comentarios