NOTICIAS

AL BORDE FILMS | Una productora audiovisual comprometida con los márgenes y los DDHH

·
Argelia. México. Francia. Sólo son peces. Lanbroa. Fabricando mujeres. Norte Salvaje. Estos son sólo algunas de las localizaciones y títulos de los últimos proyectos de esa pequeña gran productora bilbotarra, que visibiliza y defiende los márgenes. Al Borde films es un hermoso y necesario proyecto dirigido por mujeres poderosas, muy preparadas y socialmente empáticas. Hemos tenido el placer de conversar con ellas con motivo de su próximo estreno, enfocado en la crueldad de las fronteras.

Argelia. México. Francia. Sólo son peces. Lanbroa. Fabricando mujeres. Norte Salvaje. Estos son sólo algunas de las localizaciones y títulos de los últimos proyectos de esa pequeña gran productora bilbotarra, que visibiliza y defiende los márgenes. Al Borde films es un hermoso y necesario proyecto dirigido por mujeres poderosas, muy preparadas y socialmente empáticas. Hemos tenido el placer de conversar con ellas con motivo de su próximo estreno, enfocado en la crueldad de las fronteras.

Es la segunda vez que os entrevistamos en menos de seis meses y es que, queridas, nos estáis dando motivos más que de sobra. La última vez, hablamos con vosotras sobre vuestra merecida nominación a los Goya por Solo son peces. Ahora os tenemos de nuevo aquí, recién llegadas de Austria (habéis sido jurado en el Innsbruck Nature Film Festival), para comentar vuestro último hito. Pero antes, contadnos, ¿cómo está viviendo Al Borde films este año tan intenso?

¡Intensamente! Puede parecer un curro más exótico de lo que es, pero en realidad son muchas las horas que pasamos detrás de un ordenador y, en proporción, pocas detrás de la cámara o viajando. Estamos muy contentas con nuestros proyectos, pero a veces no es fácil mantenernos, y además, lo de poner la vida en el centro no siempre lo conseguimos.



Vuestro último trabajo, Norte Salvaje, está rodado a medio camino entre México y Euskal Herria. En colaboración con CEAR Euskadi, pone el foco en la situación de desamparo de las personas refugiadas, en los exilios forzados, en la brutalidad de los tránsitos… ¿Cuándo y dónde tendremos ocasión de verlo?

El documental se estrena el 11 de noviembre. Después comenzará el circuito por festivales y a partir de ahí toca tener paciencia y esperar. Lo que de verdad nos encantaría ahora mismo es poder proyectarlo en los lugares donde se ha rodado. Y puestas a pedir, que en esas proyecciones estuviesen tanto las personas que aparecen, como las que no porque no podían hacerlo. Y saber qué tal están, dónde están, adónde irán. Es mucho pedir pero bueno, nunca se sabe.

Habéis estado grabando al sur de México, en Apizaco, un albergue para personas en tránsito pegado a las vías por donde pasa la Bestia. ¿Cómo ha sido la experiencia?

Imagínate, un tren al que llaman la Bestia, que cruza México de sur a norte y en el que viajan escondidas personas que huyen de sus países. Son en su mayoría hombres (algunos unos críos) debido a la violencia del propio viaje, que viene con Todo Incluido: abusos, asaltos, secuestros, hambre, frío extremo, la posibilidad de caerte del tren por el cansancio y matarte (¿alguna duda de por qué lo llaman la Bestia?).

Esas personas llegan a la primera parada una vez pasada la frontera sur, en la que les espera la Migra, la policía migratoria. Así que para que no les pillen se tiran metros antes, con el tren en marcha. Justo en esos metros antes está el albergue de Apizaco, donde se quedan entre tres o cuatro días mientras son testigo de las Bestias que vienen detrás. Porque el tren tampoco descansa, y pasa por allí todos los días. Imagínate qué percal. Te quedas sin palabras.


¿Otros no lugares y entornos naturales donde transcurre este documental? ¿Dónde os habéis encontrado la puerta más absurda?

Qué curioso eso de los “no lugares”. Al leerlo nos han venido a la cabeza todos esos espacios en los que no hemos podido estar, pero que aparecen sin aparecer; los tránsitos por el desierto, el interior de la Bestia, el cementerio Mediterráneo…  ¿Una puerta absurda? Pues seguramente se lleve la palma la puertita tan mona que en mitad de la nada daba acceso a ambos lados del monstruoso muro fronterizo en Tijuana, y que a veces se dejaban abierta. No sabemos qué intención perversa había detrás de ese gesto. Igual sólo era para hacer corriente y ventilar un poco el olor a cerrado del otro lado.

Norte Salvaje parte de la idea de que, si “fuimos exilio, seamos refugio”, algo bastante lógico y justo a priori. Sin embargo, es curiosa la amnesia selectiva que nos gastamos como especie. Las políticas de migración son un ejemplo de ello, aunque seguro que os habéis encontrado más obstáculos en el camino.

La verdad es que una de las cosas que más nos ha removido ha sido precisamente nuestra falta de obstáculos. Hemos cruzado la Muga habiendo aún toque de queda, viajado hasta una de las fronteras más violentas del mundo en plena pandemia, transportado material que cuesta una pasta de un país a otro, de aduana en aduana… Sin grandes problemas. Porque para todo teníamos un maldito papel que nos abría las puertas. Ser conscientes de ese privilegio, mientras tanta gente muere esperando uno sólo de esos papeles, ha sido una bofetada de realidad.



Acabáis de presentar Lanbroa en la Seminci de Valladolid, un cortometraje documental que propone subvertir los ritmos vitales frenéticos que impuso la revolución industrial, a través de la música poética de Mursego y del trabajo colaborativo en auzolan. ¿Cómo está siendo la acogida de este proyecto? ¿Dónde se puede ver?

La próxima parada es Zinebi, se proyectará el 17 de noviembre en Bertoko Begiradak. Nos hace mucha ilusión esta selección porque mola hacer pases en casa y poder compartirlo con todo el equipo que ha participado. Lanbroa es un proyecto muy personal que hemos estado peleando durante ¡4 años! Cuando conocimos a Xabier y Bego nos contagiaron su pasión y les acompañamos durante todo este tiempo en su búsqueda y reparación de los monumentales relojes Yeregi. La poesía nos la trajeron ellos, su maravillosa actitud y la forma en la que lidiaron con una enfermedad tan cruda y común como el cáncer. 

Vuestros trabajos se caracterizan por su carácter social y empático, eso está claro, pero también por su acabado pulido, que pone cuidado y mimo en todos los detalles. ¿Soléis contar con el mismo equipo humano para las labores musicales, de cartelería, diseño gráfico etc. o varía dependiendo del proyecto?

Nos gusta tener a gente de confianza cerca, la verdad, pero según el docu a veces cambiamos de equipo porque cada proyecto es diferente y nos suele pedir tener otras miradas. Además es una oportunidad para conocer y trabajar con gente nueva de la que poder aprender y con quienes probar nuevos procesos de creación.



En 2022 estrenáis nueva joya documental llamada Hondarrak, una reflexión sobre la situación de feminización y precariedad del sistema de cuidados agudizada por la pandemia. ¿Nos podéis adelantar algo?

Jajaja, joya joya… Las que han sido un regalazo de la vida y las verdaderas joyas han sido las dos protagonistas. Estamos ahora en plena fase de edición así que lo tenemos todo a flor de piel, pero sí podemos adelantar que habrá mar, redes, ruinas, silencio, mucha espera y por supuesto denuncia. En esta ocasión también habrá dos grandes mujeres ocupándose de la música y del diseño, así que joyas también ellas.

Tiene que ser enriquecedor ver vuestros proyectos aportando ese grano de arena que intenta cambiar a mejor este jodido mundo; pero también tiene que ser complicado y duro enfrentarse a algunas de las situaciones que os encontráis durante el trabajo de campo. 

No sabemos si conseguiremos cambiar algo en este jodido mundo, pero si al menos las historias con las que nos encontramos nos hacen mejores personas a nosotras, ya es un gran paso. Lo más importante (y difícil) cuando te enfrentas a situaciones tan duras o complejas es no caer en la victimización de las personas. Gracias a nuestro trabajo tenemos la suerte de acercarnos a realidades que de otro modo sería, igual no imposible, pero sí mucho más complicado y ese privilegio tiene que usarse con respeto y alta dosis de empatía.

Para terminar y como siempre: pedid un deseo.

Larga vida al documental.


Visitas
205
DEJA UN COMENTARIO
0 Comentarios