SALDA DAGO!

SALDA DAGO: ECHAR UNAS RISAS. Editorial Martxoa 2017

·
Marzo es el mes en el que visibilizamos la lucha feminista. Desde el editorial de este mes lo que queremos decir es que Abril, Mayo, Junio y hasta Diciembre también tienen que ser meses feministas y... anti-Pablomotistas.

Reír mola. Ponerte “Amanece que no es poco” y soltar la carcajada por enésima, hacer bromas en bucle, hablar a través de combinaciones imposibles de emoticonos (unicornio-flamenca-fuego-cara al revés-cápsulas mágicas para una noche de fiesta) o destrozar tazas de Mr. Wonderful mientras lloras a carcajadas por tu obra maestra de equilibrio del karma universal. Está muy bien, joder. Ir a ver un monólogo de Ignatius o partirte con las impros de Pabellón6 o la última visita de Noguera. Te libera, generas endorfinas y te hace un poco mejor persona. Reír mola, ¡sí!  

Bueno, no siempre. Hay veces que nos pone de muy mal humor, sobre todo cuando las risas son de esas de caradura. Llega el 8 de marzo, un día en el que se reivindican los derechos de la mujer, un día absurdo porque sigue siendo real que una mujer vale menos que un hombre. Por eso nos pone de muy mal humor la risa de Pablo Motos cuando luce campechanío machirulo en su programa de televisión en el que lleva a mujeres a hacer sentadillas, hace bromas con azafatas paseando en sujetador y dice que “nos amargamos por todo” si la tuitera @Barbijaputa le pone a parir por sus bromas y risotadas de cuñado.

En fin, que hay que reírse, porque mola, pero no todo vale. Por cada vez que leamos la palabra feminazi, pongamos la alarma, porque ahí hay risas de las malas. Recuerden, el día 8 atención a la convocatoria de tu pueblo y sal a la calle. A reír y a luchar.

 

 

Visitas
854
DEJA UN COMENTARIO
0 Comentarios