NOTICIAS

DOCK OF THE BAY | Eva Rivera - Entrevista con la directora del Festival

·
El Festival de Cine Documental Musical de Donosti es una de nuestras citas favoritas. Para este extraño 2021, el festival se ha trasladado de enero a junio y aprovechamos este momento para hablar con su directora, Eva Rivera, sobre el festival, su evolución, relación con el público y deseos futurros. Un placer tener por fin el testimonio de una gran militante por la cultura de base en nuestras páginas. Pasen y lean.

El Festival de Cine Documental Musical de Donosti, Dock of the Bay, es una de nuestras citas favoritas. Para este extraño 2021, el festival se ha trasladado de enero a junio y aprovechamos este momento para hablar con su directora, Eva Rivera, sobre el festival, su evolución, la relación con el público y deseos futuros. Un placer tener por fin el testimonio de una gran militante por la cultura de base en nuestras páginas.

No olvidéis que aquí tenéis un resumen completo del programa, del 7 al 12 de junio.

Fuisteis de las afortunadas que en 2020 pudisteis llevar a cabo el festival en época pre-COVID. En este 2021, habéis movido la fecha para salvar el festival y tener una edición física, ¿cómo ha sido sacar adelante esta 14º edición?

Todo es fruto de las circunstancias. En 2020 pudimos hacerlo en enero, pero la gestión va más allá de la duración del festival. Al llegar la pandemia fue terrible y vimos que todo estaba paralizado. Existía la posibilidad de hacer un festival online, pero no nos interesaba un festi como Dock of the Bay (a partir de ahora DoB) online. Para mi no tiene sentido hacerlo por el tipo de festival que es. En nuestro caso, al ser empresa independiente, no tenemos las pautas que quizá otras citas sí tengan. Respondiendo a la sociología de la ciudad y el tipo de festi que es, sólo le vemos sentido siendo presencial.

Una pregunta que nace a raíz de esto es la de cuál es la labor de los festivales de cine y qué tipo de formatos vamos a tener en el futuro. Para mí es interesante que siga existiendo la cultura presencial y que sigan existiendo puntos de encuentro donde se pueda vivir esa experiencia compartida, poder encontrar con personas con gustos similares. El valor que tiene el cine es algo que reclamamos como algo importante y necesario.



Más allá de posibilidades económicas, creemos que el espíritu de DoB está muy ligado al ecosistema underground, no solo local, sino vasco y estatal: desde la formación del jurado con , a las mesas redondas o colaboraciones con otros agentes como Daba o Carántula Radio. ¿sentís responsabilidad en “hacer escena”?

Cuando diseñas un festival tienes que ser consecuente con qué tipo de programa y estructuras quieres tener. Cuando haces algo para una comunidad, tiene que haber una reciprocidad que haga comunicarse con esa comunidad a la que te diriges. Está bien rescatar cosas minoritarias y que existan. Nosotras estamos dentro de un contexto muy concreto y hay una constante comunicación con el público.

Sabemos dónde estamos y no queremos ser ególatras, por eso valoramos el relacionarnos con los agentes de nuestra ciudad. DoB es un festival de público y sabemos a qué publico nos dirigimos. Tras 14 años el festival se va transformando, y vamos abriéndonos a otros temas y colaboradores. Somos conscientes de dónde estamos y qué espíritu tiene Dock of the bay. Todo tiene una consonancia, desde la selección de películas, hasta la de jurados.

Centrándonos en la programación, pasastéis de muestra a festival. De poner solo docus a añadir actividades paralelas. En esta edición contáis con 5 estrenos absolutos, varios a nivel de Europa y, por supuesto, la gran mayoría de las 23 pelis sin verse a nivel estatal/local…

Tanto DoB como nosotras, hemos ido cambiando en estos 14 años en función de nuestras posibilidades y las cosas que nos van interesando. Un festival no son solo las proyecciones, sino una semana en la que tu das un punto de vista. Esto es Dock of the Bay y esto es lo que ofrecemos. Van apareciendo “cosas” que se van sumando y sumando al festival: los diálogos, la presentación de libros, la hibridación de disciplinas de Dock live!

Sobre las pelis seleccionadas: el cine documental es cine. Lo importante es que las historias sean interesantes y aporten un punto de vista propio. Mi aspiración es tener una programación de calidad que muestren el amplio abanico del cine documental musical y que pueda gustar a cualquier persona aficionada al cine en general.

En los últimos años habéis colgado varios sold out, ¿ha funcionado la gota malaya y el DoB se ha hecho un hueco en la agenda donostiarra?

Ha cambiado muchísimo la escena. Este año es extraño por la limitación de aforos. El tema de público inquieta si pensamos en números y taquillas y la capacidad de atraer del festival. Es normal dar importancia a las taquillas y, como programadora, mi trabajo es que las películas susciten interés. Desde DoB siempre hemos apostado por mantener el equilibrio de pelis que puedas atraer más público y otras más desconocidas o con menos tirón. Nos gusta mantener esa tensión.

Podemos decir que tenemos un público super fiel y somos una cita en la ciudad, hemos hecho hueco en la agenda. El tipo de público varía mucho según temática, porque el documental musical tiene esa parte melómana, pero es un público heterogéneo y nos gusta mezclar a gente con diferentes gustos.

Pide un deseo

Que existan muchas más ediciones de DoB. Yo participio de los festivales y dirijo uno y ese momento de apagar la luz en la sala y que empiece la película me parece un acto casi-religioso. Un acto en comunidad, que me parece una celebración. Tenemos que reclamar el valor de la cultura y su capacidad de generar conocimiento me parece algo imprescindible y por eso creo que es necesario que exista el cine y haya más ediciones de DoB.

Visitas
389
DEJA UN COMENTARIO
0 Comentarios