NOTICIAS

RAMÓN BAREA | Conversaciones (y primicias) sobre la reapertura y futuro de Pabellón 6

·
Por fin una buena noticia: ¡vuelven las artes en vivo y vuelve P6! Una vez más hemos visto cómo artistas, profesionales de la gestión cultural y personal técnico han sabido adaptarse rápido al goteo de información institucional sobre lo que se podía y no se podía hacer. Hemos hablado con Ramón Barea, una de las cabezas pensantes de Pabellón 6, sobre esta buena noticia y futuribles del teatro post-COVID y hasta nos adelanta un par de primicias. Pasen y lean, ya queda menos.

Entre la encrucijada de volver a esta “nueva normalidad” de aforo reducido y distancia social o seguir con el telón cerrado hasta poder mejorar condiciones, ¿qué reflexiones habéis tenido desde P6 hasta decidir retomar la actividad lo antes posible?

Pues hemos pasado por un montón de “fases” interiores, decisiones y contradecisiones, hasta ponernos en marcha pensando que iba a ser posible reiniciar la actividad. De hecho no hemos parado, como mucha gente, comunicándonos por videoconferencia, teletrabajando, y haciendo nuestra primera Asamblea General de Socios Activos por internet.

¿Qué aforo maneja este Pabellón 6 adaptado al COVID?

Hemos adaptado la sala, por la posibilidad que tiene de quitar y poner asientos, para que cumpliendo la normativa de prevención se pueda trabajar a satisfacción de todos: público e intérpretes. Estamos pensando en actuar para 90 personas, la mitad del aforo, y ya veremos cómo van transcurriendo las cosas, para ir aumentando sillas a medida que la cosa mejore, ¡porque va a mejorar!. Ya no nos pilla el virus mirándonos el ombligo.

Tras vuestra experiencia adaptando teatro a los espacios más dispares y aforos reducidos con el Teatro Breve, ¿utilizaréis los espacios fuera de la sala principal y la calle para representaciones?

El Teatro Breve lo hemos aplazado debido a que precisamente la aglomeración de público en pequeños espacios nos daba miedo, pero sí tenemos pensado dar vida a alguna cosa en la calle. Probablemente en la placita/terraza junto a Pabellón. Hicimos una propuesta para montar un escenario callejero en el Barrio de la Ribera de Deusto pero era bastante problemático. De momento tomaremos nuestra calle más cercana. Los aledaños de Pabellón, seguramente con música y con algún trabajo unipersonal.

¿Qué respuesta habéis recibido tras el anuncio de la reapertura? ¿Estarán las ganas de directo por encima del miedo al contagio?

Lo más contagioso es el miedo. Mucho más contagioso que el virus. Yo creo que compartimos las incertidumbres tanto los teatreros como el público, pero vamos a ir contagiándonos la tranquilidad, porque nos vamos a cuidar como antes no nos habíamos cuidado. No podemos estropear la cosa por imprudencias. “La aventura puede ser loca, pero el aventurero tiene que ser cuerdo” (Oteiza)




Suponemos que los elencos y montajes deberán también reducirse en esta primera etapa y, para la reapertura, habéis elegido una obra propia. ¿Cómo habéis planteado la programación?

Si, nos hemos centrado para componer la programación, después de un montón de combinaciones posibles con los espectáculos de pocos actores que consideramos son pequeñas joyas del repertorio de Pabellón, algunas de ellas muy poco vistas, o que se hicieron en el inicio. Una desescalada con espectáculos que estarán dos semanas cada uno y que desembocarán en la Semana Grande con Ay Carmela. Que ha sido, flamante premio Ercilla de este año, a la mejor producción vasca.

¿Afecta esta situación a las producciones propias de P6 como el caso de la Compañía Joven y su extenso elenco?

Sí, la compañía Joven ha sido la principal perjudicada porque estaba programada para marzo, abril, mayo con dos espectáculos: ¿Qué fue de Ana García? y Mi último Baile, Pero tenemos una primicia: a partir de septiembre se abre una sala junto a Pabellón que será la sede permanente de la Compañía Joven, donde se ofrecerá programación todo el año. ¡Toma!.

Ahí se podrán ver permanentemente las producciones de la Compañía Joven. Un proyecto en el que está implicado el Ayuntamiento de Bilbao mediante su Area de Cultura y Lanbide. La compañía joven es nuestro ojito derecho literalmente, no solo metafóricamente: yo tuve un desprendimiento de retina en mi ojo derecho, ensayando Romeo y Julieta.

Besos, abrazos, distancias... ¿las obras se interpretarán igual o sufrirán cambios?

Mínimos cambios, y seguramente tal y como van las cosas: ninguno. Van a ser tal cual.

Una vez superada esta necesaria etapa de reapertura de P6, ¿cómo veis la viabilidad económica de los bolos con un aforo tan reducido?

Vamos a estar muy pelados, pero merece la pena. Nuestra economía, afortunadamente, es muy sostenible no estamos viviendo por encima de nuestras posibilidades, y tenemos, afortunadamente, un público que nos apoya y que crece, y que llena la sala en la mayoría de las ocasiones. Compartimos precariedad, pero no nos detenemos a auto compadecernos.

Pabellón 6 está, además, en medio de un proceso de cambio en los espacios por las obras en Zorrozaurre, ¿como está la situación actualmente?

Estamos esperanzados en que las transformaciones del entorno en Ribera de Deusto, y la intervención municipal en nuestros pabellones (propiedad ahora del Ayuntamiento) contribuyan a consolidar las infraestructuras y contenidos cada vez mas elaborados y sólidos: Jornadas de Teatro Breve, Compañía Joven, Laboratorio Teatral, Oficios entre Bambalinas… 

Bueno y otra primicia: a partir de agosto iniciamos la 10ª temporada de Pabellón. Cumplimos 10 añitos. ¿Quién lo diría? Y vamos a hacer algunas cosas especiales que ya contaremos y que entrarán dentro de un apartado que llamaremos: Pabellón 6, Una-De-Kada.

* Podeis ver la noticia sobre la reapertura de Pabellón 6 aquí. Os recordamos que tenéis la revista de Junio con este y más contenidos en este enlace.

 

 

 

Visitas
74
DEJA UN COMENTARIO
0 Comentarios