NOTICIAS

Tensión en BilbaoArte con el Ciclo Park Chan-Wook

·
Park Chan-Wook es uno de los directores asiáticos de mayor éxito mundial. Nosotros creemos que se debe a su capacidad para mostrar el lado más tenebroso del alma humana. Lo llaman thriller psicológico, pero realmente es terror con todas las letras. BilbaoArte dedica este ciclo al director coreano del 20 al 27 de junio pasan lista a su filmografia con entrada libre, ¿qué más quieres? Os dejamos el programa por días.

BilbaoArte homenajea al director Park Chan-wook con este ciclo del 20 al 27 de junio. Las proyecciones comenzarán el lunes 20 de junio con la repetidamente premiada “Joint Security Area” y acaba el lunes siguiente con el suspense psicológico de “Stoker”. Aquí os dejamos el programa:

20 DE JUNIO 19:00h.

Joint Security Area

Park Chan-wook, Corea del sur, 2000, 102 min.

Sinopsis: Un incidente que se salda con dos soldados norcoreanos muertos violentamente en la “Zona Conjunta de Seguridad“, tierra de nadie que separa las dos Coreas, pone en marcha un proceso de investigación para determinar las culpas y tratar de calmar lo que podría dar lugar a un conflicto armado entre los dos países. Con este argumento y ahondando en la herida abierta que la guerra civil de Corea dejó en el país, Park Chan-wook se dio a conocer internacionalmente logrando en Corea del Sur uno de los mayores éxitos de taquilla de todos los tiempos. De hecho, para el director éste es realmente su primer largometraje puesto que, en algún modo, reiteradamente ha insistido en no reconocer sus dos primeros filmes como propiamente suyos. Sin duda, Joint Security Area almacena en su interior muchos atractivos. Todos ellos convergen en ese plano final de una fotografía en la que la cámara recorre poco a poco para evidenciar que por encima de los intereses políticos, las fronteras y las apariencias, la condición humana y los sentimientos se imponen por encima de todo ello.

 

 

21 DE JUNIO 19:00h.

Old Boy

Park Chan-wook, Corea del sur,  2003, 120 min.

Sinopsis: Min-sik Choi, un típico hombre de negocios, es víctima de un secuestro que lo tendrá confinado durante años en una celda en la que sólo hay una televisión. Años de cautiverio sin que la víctima sepa nada de quién lo ha secuestrado ni por qué.
Ganadora del Gran Premio del Jurado del festival de Cannes de 2004, Old Boy, película que recientemente y de manera menos brillante Hollywood ha clonado insatisfactoriamente, es la segunda entrega de la denominada trilogía de la venganza. Se trata de una obra de plenitud en la que Park Chan-wook tiene perfectamente depurado su estilo. Esto significa una querencia por un cine manierista y complejo hecho de coreografía y artificio para hiperbolizar los sentimientos. Old Boy resulta excesiva en todo. En su tratamiento de la acción y los conflictos, en su puesta en escena, en la extrema indefensión de sus protagonistas. Sus feroces imágenes impresionan, pero el fundamento de su prosa cinematográfica no busca tanto el impacto visual como el estremecimiento emocional, y en eso, Old Boy es una obra maestra.

 

 

22 DE JUNIO 19:00h.

SYMPATHY FOR LADY VENGEANCE

Año: 2005
Duración: 112 min.
País: Corea del sur
Director:  Park Chan-wook
Guión: Park Chan-wook, Seo-gyeong Jeong.
Reparto:  Lee Young-ae, Choi Min-sik, Tony Barry, Anne Cordiner, Go Su-hee, Kim Bu-seon.
Sinopsis: La bella Kum-ja ha pasado trece años en prisión por el secuestro y asesinato de un niño de 6 años. El crimen había conmocionado a la opinión pública tanto por su brutalidad como porque la asesina tenía tan solo 20 años cuando realizó un hecho tan horrible. Una vez cumplida la pena y en libertad, Kum-ja sólo desea vengarse… pero ¿de quién?
Incuestionablemente abrumadora desde el punto de vista plástico, capaz de intoxicar (para bien) las retinas con todas y cada una de sus elaboradísimas imágenes, el final de la trilogía de la violencia iba a poner un broche definitivo a una cuestión, más allá de la trama de suspense e intriga de su argumento, más allá del tratamiento de la violencia ejercida contra la mujer. Y por supuesto, en el núcleo duro de su temática, la venganza; Park Chan-wook lleva al espectador ante un dilema moral de difícil respuesta. En un momento decisivo del filme, cuando su protagonista hace partícipe a un puñado de víctimas de (su) poder aplicar el ojo por ojo, el cine de Chan-wook levanta un desconcertante interrogante que se cuestiona y nos cuestiona.

 

 

23 DE JUNIO 19:00h.

I’m a cyborg but that's ok

Park Chan-wook, Corea del Sur, 2006, 105 min.
Sinopsis: Un día ingresan a la joven Young-Goon en un hospital psiquiátrico tras una crisis mental. Convencida de que es un cyborg de combate, Young-goon sólo se alimenta de pilas y baterías eléctricas. Allí iniciará una curiosa amistad con un chico que se oculta constantemente tras una máscara y que se cree capaz de robar el alma de los demás.
Tras sobrecoger cuerpos y almas con su trilogía de la venganza, el director coreano produce este film demostrando que es uno de los grandes del cine moderno, capaz de dar un giro radical a su filmografía sin rebajar la calidad de sus trabajos. Ahora nos sorprende y nos deleita con una tragicomedia tan entrañable como rebuscada en su planificación, fiel a su evolución, no para todos los gustos pero de innegable calidad artística. Contiene poesía, delicado humor lunático y, sobre todo, cine, extraordinario cine. Escapa a comparaciones con otras propuestas gracias a su insólita puesta en escena y a la progresiva tendencia de la narración a desvanecer la ya de por sí borrosa frontera entre la alucinación y la realidad.

 

 

24 DE JUNIO 18:30h.

Thirst

Año: Park Chan-wook, Corea del sur, 2009, 133 min.
Sinopsis: Samng-hyun es un sacerdote que dedica su vida a reconfortar a los enfermos de un hospital. Su capacidad de sacrificio le lleva a ofrecerse como voluntario para participar en el experimento de una vacuna que podría salvar muchas vidas. Lo que ignora es el alto precio que va a tener que pagar por ello.
El director coreano en esta película se adentra en un género tan arquetípico como el cine de vampiros. Sin embargo, nada en Thirst se mueve en el terreno de lo convencional. Por el contrario, se diría que Park Chan-wook trata de reescribir el tema del vampirismo con evidente propósito alegórico y aleccionador. Thirst narra los días de personajes cuya vida está pendiendo de un hilo debido a circunstancias incontrolables. Como otras películas de Park, su protagonista ha sido víctima de situaciones que no ha podido anticipar y que de principio no comprende. Sus personajes, maníacos o con actitudes y profesiones muy singulares, son seres que prefieren la soledad porque saben que algo anda mal con ellos. Sin embargo y al mismo tiempo, siempre están vinculados a otros seres queridos, que estarán en sus mentes hasta que encuentren su destino final.

 

 

27 DE JUNIO 19:00h.

Stoker

Park Chan-wook, Corea del sur, 2013, 98 min.

Sinopsis: Stoker admite ser leída entre líneas y de maneras muy diversas. A todas ellas responde con un caudal notable de sugerencias y respuestas. No es un filme simple ni gratuito. Este proceso iniciático por el que una joven perderá su inocencia sólo conoce un camino unívoco: el de la violencia. Todo en Stoker respira esa motivación, el tío Charlie cuya primera culpa nació por la envidia, ha pasado años masticando una venganza absoluta. Y a una venganza así, la joven India replica con una doble respuesta. La primera, directa; la segunda, la que afecta a la ley, deviene en simbólica. Al final, cuando India hace lo que hace, está cobrándose un tributo ante el aparato de una Ley que, en lugar de evitar la maldad, impone multas. Para llegar hasta aquí, para asomarse al pozo de la condición humana, Chan-wook nos ha regalado secuencias inolvidables, metonimias gozosas, un trabajo de sonido espectacular y vibrante y algunas composiciones sobre el delirio y la soledad que nos acompañarán durante mucho tiempo.
Esta película supone el debut del director en EEUU., algo que Park Chan-wook resolvió con extraordinaria solvencia echando mano a un referente tan cercano como lo es Alfred Hitchcock; no en vano, ambos cineastas coinciden en su deseo de radiografiar las miserias humanas y hacer del cine un espectáculo extraordinario.

 

Visitas
1165
DEJA UN COMENTARIO
0 Comentarios